Radiofrecuencia

La radiofrecuencia sirve para corregir y revitalizar la piel. Mediante la penetración del calor en la dermis, se genera el colágeno; obteniendo como resultado una piel más joven y elástica.

También revitaliza el sistema linfático y todo el sistema arterial y venoso al alimentar la circulación de los vasos sanguíneos, siendo un buen método de cura o de prevención.

Efectos Biológicos de la radiofrecuencia:

  • Drenaje intracelular liberando a la célula enferma del bloqueo de los metabolitos y desechos, desintoxicación.      
  • Aporta una avalancha de sangre a la célula, junto con un incremento de nutrientes y oxígeno.
  • Acelera la producción de nuevo colágeno y elastina.
  • Estimulación de la actividad de los fibroblastos (tejido conectivo) y la síntesis enzimática, acelerando los procesos de reparación del tejido.
  • Regulación del Ph.
  • Incrementa la vascularización y el drenaje linfático.
  • Aporta energía inmediata a los tejidos tratados, reactivando sus procesos metabólicos.
  • Activa la acción de enzimas lipolíticas sensibles al calor que reducen el tejido adiposo aumentando el metabolismo de las grasas.
  • Estimulación de la circulación periférica y mejoramiento de la venosa y linfática.
  • Reabsorción de edemas y hematomas.
  • Cicatrización rápida.
  • Regulación de la secreción sebácea.
  • Aumenta la permeabilidad de las membranas, mejorando la absorción de los principios activos aplicados durante el tratamiento.
  • Liberación de endorfinas.

 

 

Efectos estéticos de la radiofrecuencia:

En la piel

∙ Más tonicidad y firmeza, con un efecto remodelante.
∙ Un aspecto homogéneo y uniforme, ya que las células adiposas disminuyen de volumen y se reestablece la estructura de la hipodermis.
Efecto "lifting" por contracción de las fibras de colágeno y la regeneración del mismo, haciéndola más lisa, sana y de un aspecto más joven.

En el cuerpo

∙ Acción moldeante.
∙ Acción estilizante.
Tonificación del tejido.
Remodelante de la silueta.

Aplicaciones

TRATAMIENOS FACIALES

  • Acné y rosácea
  • Arrugas y flacidez
  • Bolsas y ojeras
  • Procesos de degeneración y envejecimiento de la piel

 

TRATAMIENTOS CORPORALES

  • Tonificación
  • Nutrición e hidratación
  • Cicatrices y estrías
  • Reafirmación de senos
  • Celulitis (dura, blanda y edematosa)
  • Drenaje